*Karumbé:

Karumbé, (tortuga en lengua guaraní) es un grupo de investigadores, pescadores, conservacionistas, y estudiantes que formaron una asociación sin fines de lucro.
Su misión es protegerla biodiversidad marina en peligro, principalmente a las tortugas marinas y sus hábitats,  y promover el desarrollo sustentable de las comunidades pesqueras buscando alternativas para reducir el impacto de las actividades humanas en estos animales migratorios.  Los turistas podrán disfrutar y conocer todo sobre las tortugas marinas y de agua dulce que habitan Uruguay y el mundo.
Por visitas 099-917811 /
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

         

*Laguna Negra:

La Laguna Negra es un rincón de naturaleza virgen rodeado de pura historia…
Desde la ruta 9 se advierte la imponente Laguna Negra que, además de una maravillosa oferta de ecoturismo, es un espacio de repoblación de especies y de investigaciones científicas. Es la más extensa del país que no tiene contacto con el mar, manteniéndose con el agua de las lluvias. Antiguamente fue conocida como “Laguna de los Difuntos” ya que las cuevas de los cerros del lugar fueron utilizadas como cementerios por los indígenas.
En la margen noreste de la laguna, frente a la entrada del Parque Santa Teresa, se encuentra la Estación Biológica Potrerillo. Se ofrecen caminatas guiadas por personal especialmente capacitado. Un observatorio de aves brinda un sitio cómodo y adecuado para poder apreciar la gran diversidad de especies del bañado, montes indígenas, praderas y costas arenosas y una importante variedad biológica, registrándose más de 150 especies de aves, 30 anfibios y reptiles, 27 de mamíferos y más de 380 especies de flora. También tiene su valor arqueológico, ya que en uno de sus “cerritos de indios” se excavó en 1995 la tumba de una indígena enterrada hace más de 2500 años junto a su perro.
A orillas de la laguna se encuentra la Colonia Don Bosco,  un paraíso terrenal rodeado de palmeras y arenas muy blancas, con una fauna variada y un Monte de Higuerones que invita a ser disfrutado.
Para ingresar es necesario coordinar la visita previamente con PROBIDES al 4472-5005 / 4472-8021 /
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

  

*Fortaleza de Santa Teresa:

Sus muros fueron construídos de doble pared de piedra de sillería, unidas por estribos y relleno el espacio entre muros por tierra y cascote, a los efectos de resistir las vibraciones de los disparos de artillería y formar el camino de ronda.Entrando a la Fortaleza se podrán observar distintas construcciones dignas de ser visitadas: la Comandancia, el Polvorín, la Capilla, Sacristía y Habitación del Capellán, Herrería, Cuadras (donde se alojaba a la tropa) un museo con maquetas de las distintas fortalezas del Uruguay, una colección de armas, y otros espacios como la reconstrucción de la cocina de los soldados que exibe diversas réplicas de enseres de esa época, la enfermería que muestra una cuadra de tropa tal como era a fines del siglo XVIII.
Horario de Invierno: Viernes, Sabado, Domingo y feriados de 10 a 17 / Horario de Verano: Todos los días de 9 a 19

   

*Monte de Ombues:

El arroyo Valizas conecta a la Laguna de Castillos  con el océano, y permite el ingreso al Monte de Ombúes, al cual se puede llegar en lanchas.  Al llegar al lugar un guardaparques les ofrecerá un paseo guiado de alto contenido técnico y anecdótico, en un monte que, con 3000 ejemplares, es la agrupación más grande de la región del Plata. El sotobosque ha sido podado, de modo que las lianas que cuelgan de los árboles, los nudos de ramas intrincadas, la multitud de hojas y semillas, todo pertenece exclusivamente al ombú.
Por visitas 099-050631 /
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

    

*La Laguna de Rocha:

Fue declarada en 1977 Parque Nacional, ocupa unos 72 Km2, con una franja de arena que la separa del mar, y que se abre en forma periódica. En este hábitat natural se avistan más de 200 especies de aves, siendo destacables el flamenco chileno y el cisne de cuello negro, que habitan la Laguna y sus alrededores.
A su lado se encuentra la Laguna de las Nutrias, de gran importancia por la diversidad de su fauna. Allí podemos detenernos a observar nadar a los cisnes, garzas, patos, biguás y chajás, animal conocido por ser profundamente fiel a su pareja. En esta perfecta armonía natural, y a unos 14 Km al oeste de la intersección de Ruta 10 con Ruta 15, está el Parque Nacional Lacustre, con un importante mirador, ideal para practicar el birdwatching. En los arroyos y bañados cercanos habitan nutrias, tortugas, lobitos de río y zorros.
En la unión del arroyo Rocha con la Laguna de Rocha se encuentra La Riviera, un apacible balneario de aguas dulces. Por Ruta 9, ingresando en un camino vecinal del Km 205, rumbo al sur, se encuentra Puerto de los Botes, un pequeño pueblo de pescadores, que cuenta con un acogedor parque para acampar y disfrutar de la naturaleza.

   

*Isla Gorriti:

La Isla Gorriti tiene una superficie de 21 hectáreas que puede ser recorrida por los visitantes que diariamente desembarcan en ella para disfrutar de una naturaleza inigualable y de sus dos hermosas playas, Puerto Jardín y Playa Honda. Esta última se encuentra de espalda a Punta del Este y cuenta con un parador, además de varios fogones dispersos para uso libre del turista. Cobija como un puerto natural a las embarcaciones que allí fondean y es un lugar ideal para practicar deportes acuáticos. La isla hoy en día está poblada por miles de pinos.
Fue cementerio de los soldados británicos que participaron en las invasiones inglesas de 1806. Fue centro de investigaciones científicas en donde el naturista Charles Darwin participó en 1829. Funcionó como hospital de los enfermos de cólera de la epidemia Europea en 1885. Fue testigo de la conquista del Río de la Plata y del proceso fundacional de Maldonado la Isla Gorriti es una enigmática tierra que conserva vestigios arqueológicos que la convierten en un museo.
Consultar en el puerto de Punta del Este por costo de traslado en lancha.

   

*Isla de Lobos:

Ubicada en el Océano Atlántico a 8,5 Km. de la costa, es una superficie rocosa de 41 hectáreas, está habitada por la colonia más grande de lobos marinos de América del Sur. Descubierta por Juan Díaz de Solís en 1516, cuenta la historia que algunos tripulantes desembarcaron en su playa para abastecer de agua dulce y cazar 66 lobos marinos, único alimento que tuvieron en el viaje de regreso, llevando las pieles para ser vendidas en el mercado de Sevilla. Actualmente la Isla cuenta con algo más de 180.000 lobos marinos. En la mayoría de los acuarios marinos y zoológicos del mundo las focas amaestradas son ejemplares de leones marinos de esta isla.. Tienen el cuerpo morfología y fisiológicamente adaptado para nadar, alcanzan 100 metros de profundidad y pueden sumergirse durante varios minutos. Su olfato y oído están bien desarrollados y ven muy bien bajo el agua. Su reproducción es polígama: forman harenes de 1 macho con un promedio de 6 hembras. Las hembras tienen un solo cachorro por año (todos los años de su vida fértil) con una gestación que dura once meses y medio.
El Faro de la Isla de Lobos, fue construido en 1906 y a 59 metros sobre el nivel del mar es uno de los faros más altos del mundo. Es operado por el Servicio de Iluminación y Balizamiento de la Armada Nacional y emite un destello cada 5 segundos que se alcanza a ver a 40 Km. ayudando a efectuar una correcta navegación a miles de buques y embarcaciones que ingresan y salen del Río de la Plata. Desde su balcón exterior, el que se accede previa autorización a través de 240 escalones se observa una maravillosa vista panorámica de la Isla y la costa de Punta del Este. 

   

*Casapueblo:

En una primera etapa Carlos Paéz Vilaró levantó sólo un rancho de lata, luego una casa -"La pionera"- y después comenzó el proyecto, inacabado como toda obra orgánica de "Casapueblo". El Artista, al igual que Gaudí, jamás usó un plano para la construcción que cuelga de los acantilados que miran a occidente. Es sin lugar a dudas, uno de los principales atractivos de la zona. Su construcción espontánea realizada durante 36 años en esforzada labor y con sus propias manos, se considera universalmente como una "escultura habitable". Cuenta con varias salas en dirección al mar sobre los acantilados, donde permanentemente se realizan exposiciones de sus pinturas, esculturas y cerámicas. El estilo recuerda a las construcciones mediterráneas pero el artista suele hacer referencia a la habilidad del hornero - pájaro típico del Uruguay - para hablar del tipo de construcción. "Casapueblo", que no posee una sola línea recta en su interior, evoca -debido a su color y al sitio en que fue levantada- las construcciones moriscas y mediterráneas. Cada rincón de esta casa-museo-hotel-restaurante es un homenaje de Páez Vilaró a un ideal (el amor), a un pueblo (los negros), o a una persona (Jorge Luis Borges).
Un lugar único para ver la puesta del sol, un momento muy emotivo en el que todos hacen silencio y sólo se escucha la voz del artista, que desde una grabación, dedica un poema al sol para despedirlo cada tarde.

   

*Arboretum Lussich:

El 5 de octubre de 1896, Antonio Lussich, propietario de una empresa de salvamento marítimo, compró un terreno de 1800 ha, que se extendían desde el Arroyo el Potrero a la Sierra de la Ballena y del río de la Plata a la Laguna del Sauce, en el que entonces existían sólo rocas y dunas de arena.
Al año siguiente Antonio Lussich emprendió los trabajos de forestación que tenían como finalidad, por un lado forestar la sierra, tratando de detener los vientos huracanados, y por otro, una vez formado el bosque, poblarlo con aves.
Para ello Antonio Lussich en un hecho sin precedentes para la época compró plantas y árboles de todas las regiones del mundo, y próximo a la casona que fuera su residencia, construyó sombráculos para las plantas y pajareras para las aves traídas de todo el mundo.
La parte este de la sierra, al abrigo de los vientos más fuertes del suroeste, era el lugar para la preparación de almácigos y vivero. Una vez germinadas y con cierto desarrollo, las plantas eran llevadas por millares al otro lado de la sierra, ésta sin resguardo.
En diciembre de 1979, 182 ha pasan a manos de la Intendencia Municipal de Maldonado, que luego de ser reacondicionadas, son abiertas al público.
En el año 1990 se agregan 10 ha más hasta las 192 ha que actualmente tiene el Parque.

   

 


 
 


 

 


 

 

 

 

          

.